«Tened entre vosotros los sentimientos propios de Cristo Jesús» (Carta a los Filipenses, 2,5)