«Cantaré eternamente tus misericordias, Señor»
(Salmo 88)