«Si alguno está en Cristo es una criatura nueva. Lo viejo ha pasado, ha comenzado lo nuevo»
(Segunda carta a los Corintios 5,17)